Mide el rendimiento de tu negocio con los KPI’s

KPI’s

Mejora el desempeño de tu trabajo con estos indicadores 

En Punto Reactivo tenemos claro nuestro objetivo: Impulsar tu negocio. Queremos que despegues tus ideas y llegues muy alto, por eso siempre buscamos las mejores herramientas para que tu empresa alcance grandes resultados. Y precisamente entre esas herramientas se encuentran los KPI’s. ¿Has escuchado hablar de ellos? 

Los KPI’s (Key Performance Indicator por sus siglas en inglés) o Indicadores Claves de Rendimiento, son una pieza fundamental para alcanzar los objetivos de cualquier negocio. Y como queremos ver crecer tu empresa, en este artículo te compartiremos algunos datos que necesitas conocer acerca de los KPI’s para comenzar a entenderlos e implementarlos.   

Empecemos por lo básico ¿qué son los KPI’S? Se trata de métricas que nos ayudan a identificar el rendimiento de cualquier acción o estrategia que emprendamos desde nuestro negocio y nos indican su nivel de desempeño con base en los objetivos que planteamos con anterioridad. 

Aunque puedan parecer un tema complejo, comprender los KPI’s no es tan complicado. No son más que indicadores que sirven para cuantificar los factores que hacen que cada empresa siga con vida día con día.  

¿Por qué son tan importantes? Por el simple hecho de que nos permiten identificar que está funcionando y qué no en nuestro negocio. Así, sabremos si vamos por buen camino -o no- y en qué áreas debemos enfocarnos para mejorar nuestro desempeño.  

En caso de no estar obteniendo los resultados esperados, los KPI’s nos permitirán darnos cuenta y reaccionar a tiempo, ya que facilitan la determinación de puntos fuertes y aspectos de mejora para que tomemos decisiones acertadas en un futuro. 

En pocas palabras, son la mejor forma de medir y analizar los resultados de nuestro trabajo. Si no los utilizamos, es como si estuviéramos trabajando con una venda en los ojos, sin rumbo alguno. Ponerlos en marcha es importantísimo tanto para las empresas grandes como para las PYMES y hasta negocios familiares.  

Sin embargo, para que verdaderamente funcionen, los KPI’s deben cumplir con algunas características esenciales. 

Específicos: Deben describir exactamente lo que quieres lograr. Puedes partir de un objetivo general y a partir de él pensar en objetivos más detallados.

Continuos y periódicos: Se les debe de dar seguimiento de manera periódica, ya sea diariamente, semanal, quincenal o mensualmente. Es importante establecer un tiempo de revisión y evaluación de resultados para obtener datos comparativos.

Cuantificables y medibles: Tienen que ser cuantificables, de esta manera es mucho más sencillo establecer objetivos y calcular resultados. Si no existe la posibilidad de medir lo que nos proponemos, no podremos saber con exactitud si llegamos a la meta.

Realistas: No sirve de nada establecer objetivos sin tener en cuenta la realidad. Hay que preguntarnos si nuestros recursos (tiempo, dinero, espacio, etc.) nos permiten alcanzar los indicadores que planeamos. Los resultados obtenidos dependen de los recursos que estés dispuesto a invertir y acciones a realizar. 

Relevantes: Los KPI’s seleccionados deben de ser sobre factores que realmente sean relevantes e influyan en tu negocio, de tal manera que si esa variable da resultados negativos, se tenga que actuar de inmediato. 

Este último punto quizá es el que más cuesta aplicar. Es muy común ver empresas que establecen KPI’s que no son importantes para su fines, lo cual es un error. Deben definirse según las características de cada negocio ¡cada uno tiene sus particularidades! ¿Cómo elegir los mejores para tu empresa?

¡En próximos artículos te diremos cómo seleccionarlos y medirlos de la forma correcta!